Lamparas de sal rosada del Himalaya

¿Que  son  las  lámparas  de  sal? 

Están  hechas  utilizando  rocas  naturales  de  cristal  de  sal  formadas  en  las estribaciones del Himalaya a  lo  largo de más de 250 millones de años. Cada  lámpara es única en cuanto a color y forma, presentando diferentes gamas que abarcan desde ámbar hasta naranja oscuro. 
 

¿Qué hay que tomar en cuenta al momento de elegir una lámpara de sal? 

Si bien el color de  la  roca de sal no afecta  la eficiencia de su  función,  la  ionización del ambiente es proporcional al tamaño de la misma. La emisión de iones crece proporcionalmente con el tamaño de la lámpara de sal siendo mayor para lámparas de mayor peso.

·         Tamaño Mini: Hasta 1,5 kg sirve hasta 5 m2

·         Tamaño Chico: De 1.5 a 2 Kg sirve de 5 a 10 m2

·         Tamaño Mediano: De 2 a 2.5 kg  sirve de 10 a 15 m2

·         Tamaño Grande: De  2.5 a 3.5 kg irve de 15 a 20 m2

Además del  tamaño, hay que considerar cuales son  las  fuentes de  iones positivos que se encuentran en el espacio donde  se  ubicará  la  lámpara,  ya  que  si  los mismos  son muchos  se  deberá  aumentar  el  tamaño  de  la  lámpara  o colocar más de una. Por ejemplo, en una habitación de 5m2 se utilizará la lámpara Mini, pero si en esta habitación hay una computadora, un televisor, equipo de música y Play Station, es aconsejable aumentar el tamaño de la lámpara a una de tamaño Chico o colocar dos lámparas Mini.

 

¿Cómo  utilizarla?

Colocar  la  lamparita  en  el  portalámparas  y  sobre  el mismo  apoyar  la  roca  de  sal.  Enchufar  y encender  el  artefacto.  Las  lámparas  que  emplean  son  tamaño  “perfume”  y  pueden  ser  de  5  o  15  w,  según  la luminosidad deseada. 
 

Precauciones  y  recomendaciones: 

Por  su  efecto  higroscópico  la  sal  absorbe  la  humedad  del  ambiente  y  si  la lamparita no está encendida, esa humedad  se  condensará en  forma de agua  que  caerá de  la  roca de  sal. Por  tal motivo, se recomienda mantenerla 24 hs encendida para que constantemente evapore la humedad sin generar agua. 
En el caso de apagarla por un corto lapso de tiempo, deberá separar la roca de sal de la base de madera para evitar que la humedad se condense sobre el portalámparas, lo que generaría un cortocircuito al encenderla por el contacto de la energía con el agua. La roca de sal se deberá apoyar sobre material absorbente (trapo, rejilla o paño). 
Si la lámpara permanecerá un lapso prolongado de tiempo apagada, es recomendable envolver la roca de sal en una bolsa plástica para aislarla de  la humedad  y colocarla sobre material absorbente por cualquier  filtración que pueda haber en la bolsa.
Tener en cuenta que la sal oxida el metal, por lo que es preferible no poner la lámpara sobre materiales oxidables. 
La lámpara no tiene una vida útil ni se gasta con el uso. 

¿Cuál  es  su  función? 

La  sal  tiene  la  cualidad  de  ser  higroscópica,  lo  cual  significa  que  absorbe  la  humedad  del ambiente.  La  lamparita  prendida  emitirá  un  ligero  calor  que  evapora  el  agua  que  la  roca  de  sal  absorbe. En  esta evaporación se producirán iones negativos que la convierten en un potente ionizador natural.

 ¿Que son los iones?

La energía eléctrica está compuesta de iones positivos (+) y negativos (-). El término negativo no  significa  que  sean  "malos",  sino  que  poseen  esa  polaridad. Un  ion  negativo  es  una molécula  electrónicamente cargada  compuesta  de  oxígeno. Un  ion  positivo  en  el  aire  es  una molécula  que  ha  perdido  sus  electrones  con  el proceso  de  la  contaminación  atmosférica.  Está  demostrado  mediante  estudios  que  los  iones  negativos  son  muy importantes y beneficiosos para nuestra salud.

Los  iones y el Qi
Qi o Chi es un  término chino que hace  referencia a  la energía en distintas expresiones. Una de ellas  es  nuestro Qi,  que  circula  por  el  cuerpo  como  biolectricidad:  cuando  nos  alimentamos,  tomamos  el Qi  de  la tierra.  Cuando  respiramos  nos  conectamos  con  el Qi  del  cielo.  Así,  el Qi  del  Cielo  y  la  Tierra  se mezclan  en  la corriente sanguínea para  formar nuestra energía vital. Cuando el nivel de energía bioléctrica del cuerpo disminuye, todo el organismo pierde vitalidad y se hace vulnerable a la enfermedad y la debilidad.
El elemento esencial del aire que  transporta  la carga vital de Qi son  los  iones negativos, minúsculos y sumamente activos fragmentos moleculares que poseen una carga eléctrica negativa equivalente a la de un electrón. 
El Qi  atmosférico más  potente  se  encuentra  en  las  grandes  altitudes,  donde  la  radiación  solar  y  cósmica  es más intensa,  los vientos son constantes y el agua se halla en  forma de  lagos y rápidas corrientes. Por eso se siente uno tan refrescado y vigorizado tras pasar un día en la montaña, aun después de una gran caminata.
La presencia de iones negativos en el aire que respiramos facilita la absorción del oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono en los alvéolos pulmonares, en tanto que los iones positivos producen el efecto contrario. 
El  aire  sano  y  equilibrado  eléctricamente  contiene  entre  1.500  –  2.000  iones/cm3,  con  una  proporción  de  4  iones negativos y 5 positivos. En las ciudades, esta proporción se invierte drásticamente. 
Los aparatos eléctricos de nuestras viviendas o  lugares de trabajo emiten continuamente partículas ionizadas, sobre todo iones positivos que tienen un efecto negativo sobre nuestra salud. Los contaminantes como los gases tóxicos, el polvo, el humo y    los productos químicos, al ser  liberados a  la atmósfera  toman  la  forma de  iones positivos, y estas grandes  y  esponjosas  “trampas  de  iones”  atraen,  capturan  y  neutralizan  a  los  iones  negativos,  dejando  el  aire virtualmente  desprovisto  de  vitalidad.  La  vitalidad  de  los  iones  negativos  del  aire  también  queda  destruida  por  los sistemas de aire acondicionado y calefacción central y por los espacios cerrados. 
El  exceso  de  iones  positivos,  producido  por  la  contaminación  química  y  electromagnética,  es  causa  de  estrés,  al estimular la serotonina y noradrenalina. Puede producir insomnio, migrañas, agotamiento, hipertensión, ser causa de depresión y agravar el asma y las alergias respiratorias.
Los iones negativos, o Qi, representan la diferencia vital entre el aire puro y el contaminado.
La calidad del aire que respiramos es esencial para nuestra salud y bienestar. No solo nos mantiene vivos, sino que también  nos  permite  pensar más  claramente,  aprovechar mejor  las  horas  de  sueño  y mejorar  nuestra  salud.  Los estudios demuestran que recibimos el 56% de nuestra energía del aire que respiramos, esto es más que  la energía del agua y del alimento combinadas. 

(Información obtenida en base al libro El Tao de la Salud, el Sexo y la Larga Vida de Daniel Reid)

Los iones y las lámparas de sal
En la naturaleza, los iones negativos se crean por medio del viento, de la luz solar, de la resaca de las cascadas, de las  tempestades y de  la  lluvia. En el aire  fresco encontramos hasta 4.000  iones negativos por centímetro cúbico  (el tamaño  de  un  cubo  de  azúcar), mientras  que  cerca  de  una  cascada  pueden  ser  encontrados  hasta  10.000  iones negativos. Como contraparte, está calculado que el numero de iones negativos en ciudades capitales importantes no alcanza los 100 por centímetro cúbico.
Estudios  científicos  demuestran  que  las  lámparas  de  cristal  de  sal  pueden  aumentar  la  cuenta  de  iones negativos hasta en un 300%. 
Una  alta  concentración  de  iones  tiene  usos  terapéuticos,  armonizando  tanto  el  ambiente,  como  nuestro  sistema respiratorio y neurobiológico: 

Efecto ambiental: El color anaranjado de las lámparas de cristal de sal es utilizado en la terapia del color ya que representa calidez y confort. Mientras que la luz blanca refuerza la concentración y ayuda en la claridad de ideas, la luz naranja estimula la creatividad y posee efectos dinamizantes y relajantes sobre los seres humanos.

Esta lámpara de cristal de sal crea a su alrededor una atmósfera tenue y apacible, logrando un ambiente agradable y natural que resulta beneficioso sobre nuestro estado físico y afectivo. 
Neutraliza los iones nocivos que emiten los televisores, computadoras y electrodomésticos en general. 
La ionización negativa en el entorno de trabajo reduce el absentismo e incrementa el confort ambiental, el rendimiento laboral y la concentración
Efectos neurobiológicos: induce el relax y favorece la secreción de melatonina (sueño-regeneración celular). Puede colaborar en la disminución de dolores de cabeza y jaqueca.
Efectos en el sistema respiratorio: Elimina  las partículas en suspensión del aire  (polen, polvo, ácaros, bacterias).

Produce  mejorías  en  alergias  respiratorias,  reduce  la  severidad  de  los  ataques  de  asma,  aumenta  la  capacidad pulmonar, reduce la susceptibilidad a la gripe y puede realzar el sistema inmune 

¿Dónde colocar la lámpara?

Puedes consultar a un especialista en Feng Shui sobre qué lugar de tu hogar o trabajo es el más adecuado para colocar  la  lámpara. En general, se  recomienda colocarla en el ambiente donde uno pasa mayor  tiempo  para  poder  aprovechar  los  beneficios  de  la  ionización.  Es  bueno  también  ponerla  cerca  de  los monitores de PC y los televisores. 

 


 

Propiedades de la Sal Rosada del Himalaya para baños de inmersion
 
Cuando se combinan el agua y la sal, las moléculas de agua cargadas rompen las moléculas de sal cargadas. Los iones se hidrolizan y la estructura geométrica de la sal y del agua se transforman para formar una estructura completamente nueva. Durante este proceso los biofotones (fotones emitidos espontáneamente por todos los sistemas vivos) almacenados en los cristales de sal por miles de años, se liberan generando pura energía de hidratación.
De esta manera, cuando tomamos un baño de inmersión, los minerales de la sal rosada penetran en la piel en forma de iones y los beneficios para nuestro organismo a nivel físico y energético son considerables:
  • Se produce un crecimiento natural de las células vivas del organismo
  • Equilibra puntos débiles desde el punto de vista bioenergético y el flujo de energía del cuerpo se activa
  • Tiene un efecto desintoxicante comparado a 3 días de ayuno
  • Aporta 84 minerales biológicamente activos y fácilmente asimilables por las células
  • Estimula el sistema de defensa de nuestro organismo
  • Disminuye las molestias generadas por padecimientos artríticos y reumáticos
  • Alivia las enfermedades de la piel
  • Tiene un efecto relajante, refrescante y renovador de energía

Además de su uso en baños de inmersión, puede utilizarse para tratar diversos síntomas mediante lavados corporales, inhalaciones, masajes o ingiriéndola. También puede beneficiarse de las propiedades ionizantes de las lámparas de la sal rosada del Himalaya.

DIFERENCIA ENTRE LA SAL MARINA Y LA SAL ROSADA

La sal rosada contiene residuos de evaporaciones ocurridas hace 250 millones de años, que luego de capturar la energía fotónica del sol, han sido sometidos a inmensas presiones de antiquísimos plegamientos. Estas transformaciones biotectónicas, han impreso un particular patrón energético en su estructura cristalina cúbica. Más allá de la pureza, garantizada por la presencia de los cristales enteros, la diferencia fundamental entre la sal marina y la sal rosada tiene que ver con el aspecto energético. Al mirar la sal marina bajo un microscopio vemos estructuras cristalinas irregulares y aisladas, desconectadas de los elementos naturales que las rodean. Por ello, no importa la cantidad de nutrientes que contenga, ya que no podrán ser absorbidos por el cuerpo a menos que gaste tremendas cantidades de energía para vitalizarlos. Los cristales de sal rosada muestran una estructura cristalina equilibrada, bien ramificada, sin sombras o bordes ásperos. El cristal se conecta con los elementos minerales constitutivos en estado armonioso. Esto indica un contenido de energía, en forma de minerales, equilibrado y fácilmente metabolizable por el organismo. Este cristal pleno de vida tendrá un efecto vitalizante en el cuerpo y el resultado será ampliamente positivo, con una ganancia neta de energía y esfuerzo nulo en el proceso de asimilación.

Esta sutil energía, también llamada por los biofísicos “patrón energético altamente ordenado”, se libera al disolver los cristales en agua. Por este sencillo proceso, también estamos disolviendo los quantos de luz (los biofotones más puros) fijados en la red cristalina cúbica. De ese modo obtenemos una sopa primaria, similar a la que originó la vida en la tierra, similar al líquido amniótico del vientre materno y similar también a nuestro plasma sanguíneo.


MODO DE USO

Realizar una mezcla de agua y sal de acuerdo a una de estas dos alternativas:

  1. Colocar un poco de agua caliente en la bañera, una hora antes de tomar el baño, agregando la sal rosada y revolviendo para iniciar su disolución o
  2. Realizar una solución salina, vulgarmente conocida como salmuera, colocando cristales de sal rosada en un frasco de vidrio con tapa, completándose el contenido con agua limpia y agitando luego. Al cabo de 24 compruebe si los cristales se han disuelto completamente. Si es así, añada unos pocos cristales más hasta que el agua no pueda disolver más sal, quedando los cristales en el fondo del frasco. En ese momento, significa que la solución se ha saturado al 26% y no puede seguir absorbiendo sal, más allá de las cantidades que hemos empleado. Comprobado esto, se pasa el líquido obtenido a una botella de vidrio para su posterior utilización. Conviene tener cuidado de no agitar los sedimentos e impurezas que estén depositados en el fondo, a fin de garantizar la pureza de la solución salina obtenida. Puede utilizar una pequeña cantidad de salmuera y volver a rellenar el frasco con agua y sal, repitiendo de este modo el proceso. La salmuera es completamente estéril y está libre de gérmenes, por lo que se puede almacenar durante años en un contenedor cerrado sin que pierda sus propiedades o se descomponga. Para baños de inmersión, colocar un poco de esta solución en la bañera.
En el momento de tomar el baño, adicionar agua caliente, controlando que la temperatura no supere los 38º (temperatura corporal).

Durante el baño, el agua permanecerá a la misma temperatura dado que la composición biofísica de la sal es tan fuerte que provoca que las moléculas se muevan a un ritmo constante.
Se sugiere comenzar con inmersiones de 10 minutos, hasta llegar paulatinamente a los 20 minutos de duración. Durante este tiempo, la temperatura y la composición del baño de salmuera es comparable al fluido amniótico en el que flota el embrión en el vientre materno.
Culminado el baño, tratar de secarse al aire, evitando frotar con la toalla (climatizar el ambiente en época invernal), envolver el cuerpo en una salida de baño y reposar en la cama durante 30 minutos o una hora, si es posible bien tapado. Solo tras el reposo, tomar una ducha y limpiar el cuerpo con jabón.

Precauciones:
No superar el tiempo los 20 minutos de baño.

No tomar más de dos baños semanales.
No adicionar sustancias al agua, como jabón o aceites.
Si sufre de problemas circulatorios consulte a su médico antes de realizar un baño, dado que los mismos suponen un gasto energético mayor para el sistema circulatorio.

LA INFLUENCIA DE LAS FASES LUNARES 

Luna llena: En este período el organismo está en su máximo potencial de asimilación. El cuerpo absorberá por la piel los minerales iónicamente activos que aportan los cristales de sal. Se armonizarán los puntos bioenergéticos débiles y se activará el propio flujo vital. Por su efecto estimulante, son baños para ser tomados en las primeras horas del día.

Luna nueva: En esta fase lunar, el organismo estará en su máximo potencial depurativo. Es un momento perfecto para un baño de limpieza y purificación. El baño removerá toxinas acumuladas y provocará un efecto exfoliante de la piel. El proceso de depuración orgánica estará sostenido y potenciado por el baño. Por su efecto relajante, son baños para ser tomados en las últimas horas del día.

DILUCIÓN

Para conseguir los beneficios terapéuticos deseados la concentración de sal resulta de suma importancia ya que debe ser la misma que la de los fluidos corporales (aproximadamente 1%) para activar el ratio de intercambio osmótico. La fórmula se traduce en 10 gr de sal por litro de agua, es decir: medio kilo de sal rosada para una bañera llena por la mitad (dado que normalmente una bañera contiene 100 litros de agua)