Las gemas y los cristales

Una aproximación a este maravilloso mundo energético

Los cristales son el fruto que la madre tierra nos ofrenda en estos tiempos de cambio.
Ella ha guardado y nutrido a cada uno en su seno, los cuales atesoran en su interior información ancestral. Muchos fueron codificados y enterrados para salir a la luz en estos tiempos en que se requieren nuevas herramientas de maravillosa luz cristalizada.
En el pasado, las antiguas civilizaciones, sabían de sus maravillosas propiedades sanadoras y fueron utilizados tanto por aborígenes, guerreros, magos, así como reyes en sus coronas y cetros, por sus capacidades sanadoras, protectoras y de poder.

Son capaces de llevarnos a nuestro centro alineándonos con nuestro ser interior.
En general los podemos ubicar sobre los chakras para desbloquear, energizar ó balancearlos, también en otros puntos del cuerpo u órganos sobrecargados o desvitalizados. Fuera del cuerpo físico se pueden usar creando un campo energético alrededor o trabajando en la alineación de los cuerpos más sutiles.
Desde la formación de su composición mineral y color, hasta su geometría sagrada y nivel vibratorio, hacen de ellos herramientas insustituibles capaces de llevarnos en muchas ocasiones al origen del conflicto o dolencia.
Son tesoros maravillosos que están a nuestra disposición en estos tiempos de cambio de conciencia, para asistirnos en la metamorfosis y proceso de elevación vibracional personal y planetaria.

Autora: Norma Bassi


Propiedades de las gemas y los cristales
 
Podes ver las fotos de las piedras en la sección Productos - Gemas y cristales - Gemoterapia
AMATISTA: Representa el rayo violeta alquímico de la transformación. Purifica y armoniza tanto el cuerpo y el alma como el ambiente en que se vive ó trabaja, transmutando las energías negativas en positivas. Es una piedra de poder, energía, pureza y justicia.

Sus intensas vibraciones sedantes, equilibran el cuerpo cuando hay alteraciones de sueño (insomnio, pesadillas) y potencian las glándulas endocrinas y el sistema nervioso, favoreciendo la producción de hormonas y la limpieza del sistema inmunitario y sanguíneo. Para un sueño reparador, colocarla debajo de la almohada.
La amatista es la piedra de la paz, consuela en el dolor y proporciona alivio en los momentos de angustia y tristeza, calma los miedos, eleva las esperanzas, levanta el espíritu, favorece la comprensión y la persuasión, otorga buen juicio y potencia la expansión de los estados elevados de conciencia y meditación. Limpia el aura y ayuda a quienes están realizando su transición a la muerte.
Es la piedra por excelencia de la meditación, ya que abre los canales de energía, desarrolla el tercer ojo y ayuda a  encontrar el yo interior, captando y eliminando nuestros problemas más profundos y liberando las cargas espirituales.
La amatista agudiza la mente consciente, estimulando el ingenio, aumentando los poderes mentales y la memoria, y encaminando a quien la usa hacia el sendero de la visión objetiva y la humildad.
Siendo una piedra de amor puro y emocional, muchas veces los amantes las intercambian para fortalecer su compromiso. La amatista es también una de las pocas piedras específicamente prescritas para los hombres para atraer a las mujeres.
También es una piedra de protección contra los ladrones, el daño, la enfermedad y el peligro, que brinda coraje a quien la usa y es un poderoso amuleto para los viajeros. 

 
CITRINO: De color en la gama del dorado y marrón, el citrino pertenece a la familia de los cuarzos.

El cuarzo citrino aporta incentivación, esperanza y gozo de vivir, ya que su energía dorada se asemeja a la solar, estimulando el sistema físico como si proviniera de los rayos del sol. Es excelente para energizar y recargar: hace renacer las motivaciones, nos devuelve la alegría de vivir, eleva el nivel de autoestima, es un estimulante directo de la mente que reactiva la actividad intelectual agotada por esfuerzos continuados, acelera la capacidad pensante, agudiza la intuición, proporciona equilibrio y fuerza de voluntad y nos ayuda a superar crisis.
Por todo esto, es recomendada para los estudiantes en épocas de exámenes así como para personas que están atravesando momentos difíciles, depresión, fatiga, enfermedades degenerativas o estrés.
El citrino se relaciona con la prosperidad y la generosidad. Es la piedra dorada de la riqueza que atrae la fortuna y nos ayuda en los negocios. Se asocia con los negocios productivos porque su capacidad de estimular la actividad intelectual favorece las decisiones inteligentes y rápidas, mejora la motivación, activa la creatividad y anima la autoexpresión. Se lleva como elemento propiciador para tomar decisiones, formular proyectos de negocios, cerrar tratos y firmar contratos, atrayendo riqueza, éxito y prosperidad.
Se usa de noche para desterrar el miedo, para evitar pesadillas y para asegurar un buen descanso, así como para poder recordar los sueños.
Es uno de los pocos cristales que no necesitan ser limpiados, ya que absorbe, transmuta y disipa a la tierra toda energía perturbadora que posea.

 
CORNALINA: Su profundo y traslúcido color naranja es en sí mismo una fuente de energía, que en lugar de canalizar e irradiar luz, como lo hacen los cristales transparentes de frecuencias más altas, refleja los tonos rojizos de nuestro propio mundo físico interior.

Es una piedra de acción poderosa, todo se mueve rápidamente con esta piedra. Es la piedra del equilibrio, de la paz del espíritu, la que aleja la cólera y las fuerzas agresivas.
Corrige los excesos de energía y su vibración permite trabajar sobre el Chakra raíz para lograr un mejor caudal energético, actuando de los planos inferiores hacia arriba.
En el antiguo Egipto, se llevaba en la mano para calmar la ira, los celos, la envidia y el odio, ya que es un calmante poderoso que facilita los contactos amistosos, protege nuestros pensamientos ante la intromisión ajena y mejora los estados de depresión y agitación, alejando la ira y el malhumor.
Al brindar confianza y armonía, es muy eficaz para trabajar y elevar la autoestima, para aceptar emocionalmente la realidad, posibilitando de esta manera superar adversidades y tomar las cosas con mayor madurez. Esta piedra la usan las personas tímidas y vergonzosas para estimular su valor; es muy útil cuando se habla en público.
Es buena para los problemas estomacales originados por la excesiva tensión energética en la zona del Plexo Solar. Trata las enfermedades de la sangre, impotencia, infertilidad y trastornos hepáticos.

 
CUARZO CRISTAL: El cuarzo hialino, cristal de roca o cristal de cuarzo, es el cuarzo en su estado más puro. Presenta un brillo vítreo y es perfectamente incoloro al carecer de impurezas que afecten a su transparencia, aunque se tiñe de diversos colores cuando recibe aportes de otros minerales durante la cristalización (verde, rosa, ahumado, etc.)

Desde los tiempos más remotos se lo consideró una gema de gran valor. Todos los pueblos de la antigüedad lo reconocieron como un amuleto e instrumento de curación.
Este cristal puede trasmitir, proyectar, canalizar y activar todas las formas energéticas que conocemos, armonizando y purificando nuestro nivel vibratorio, para contrarrestar cualquier otra energía nociva que pueda tratar de irrumpir en el organismo. Es un maestro sanador y puede usarse para casi cualquier dolencia.
El arco iris que se refleja en el centro de este cristal es un buen símil de la Luz que mora en nuestro interior. Su gran poder como emisor y receptor ayuda a desbloquear y cargar de energía los centros vitales (chakras) favoreciendo la circulación de Luz por nuestro cuerpo
Se trata de una piedra totalmente viva, con sentimientos y personalidad propios, que se modifica dependiendo del trato que se le dé. Por ejemplo, si el cuarzo considera que su portador está frente a una influencia externa negativa, se torna translúcido, como rompiéndose por dentro, para poder transmutar esa energía.
Tiene grandes propiedades para estimular el psiquismo y la intuición, ya que es espejo de nuestro ser más profundo (las clarividentes lo utilizaban para fabricar sus bolas de cristal). Ayuda a la expansión de la mente, elimina la confusión mental y eleva nuestro espíritu potenciando el desarrollo de una mente más positiva y poderosa.
Es uno de los cristales más eficaces para apaciguar y controlar el fuego interno. Es bueno para crisis violentas, delirios, pérdida total del pudor y para eliminar los celos.

 
CUARZO ROSA: Se trata de un cristal de cuarzo con un tono suave y rosado que debe su color al magnesio y al titanio.

En el antiguo Egipto era la piedra del amor y la belleza. Durante siglos se la consideró como la piedra de la fertilidad y el amor, así como la piedra para atraer la paz, lo que se debe a sus suaves vibraciones. En la Grecia clásica era la mejor ofrenda que se le podía hacer a la diosa Afrodita.
Se la llama la "piedra del amor" ya que cura todos aquellos males relacionados con el corazón tanto en un sentido físico como psíquico. Es un poderoso amuleto para el amor y un gran promotor del matrimonio y la fertilidad.
Es la piedra del amor incondicional y la paz infinita. Favorece la belleza, la autoestima y el amor hacia los demás, promoviendo paz, felicidad y fidelidad en las relaciones establecidas. Nos enseña la verdadera esencia del amor, ayuda a expresar las emociones que tenemos guardadas y a desbloquear nuestra capacidad para amar ayudándonos a trasmitir amor incondicional. Cura las heridas provocadas por carencias o pérdidas afectivas, favorece la convivencia y la reconciliación. También nos enseña el poder del perdón y reorganiza los patrones del corazón, lo cual es indispensable para amarse a uno mismo, disolviendo las cargas que reprimen la capacidad para dar y recibir.
Promueve la confianza y la armonía en las relaciones existentes, transmutando las energías negativas en energías amorosas. Proporciona armonía y comprensión, por eso es una piedra ideal para desarrollar la empatía y la sensibilidad.
Libera el corazón de tensiones y es bueno para conseguir una buena relajación. Muy útil en patologías nerviosas ya que alivia el estrés, la tensión nerviosa y la inquietud. Nos impregna de armonía y paz interior por su gran acción sedante.
Por todo esto es una piedra excelente para ofrecer como regalo, ya que siempre despierta sentimientos de paz y amor.

 
CUARZO VERDE: El Cuarzo Verde o Aventurina, es una variedad del cuarzo, color verde en todas sus gamas.

Es una piedra relajante, que representa la acción metódica y pausada. Estimula la paciencia, la comprensión y el entendimiento, siendo útil para trastornos del aprendizaje así como para aquellas personas que necesitan encontrar relajación, bajar los niveles de estrés y tranquilizar sus vidas aceleradas.
Se asocia a la energía de la sanación porque su frecuencia vibratoria armoniza todo lo que la rodea.
Proporciona vitalidad y permite alcanzar un nivel equilibrado de nuestros biorritmos. Asegura la  longevidad, promueve estabilidad mental y emocional y fomenta la evolución espiritual.
Favorece la vida hogareña y amorosa, el trabajo y las relaciones con la gente.

 

GRANATE: De color rojo oscuro y cristalino, el granate debe su nombre a su semejanza con los granos púrpuras del fruto del granate.

Esta piedra se usa para aumentar la fuerza corporal, la resistencia y el vigor. Es conveniente usarla cuando se requiera un esfuerzo físico o mental como ser largas caminatas, una operación o  estudiar hasta la madrugada.
Es el símbolo del amor, la lealtad, la devoción y la amistad verdadera. Afila las percepciones de uno mismo y de los demás, disuelve aquellos patrones de conducta muy arraigados que nos impiden evolucionar, ayudándonos a abandonar las ideas obsoletas, abriendo el corazón y proporcionándonos fuerza de voluntad y seguridad en uno mismo.
Cuando tienes que separarte de un amigo durante un largo periodo de tiempo, es conveniente intercambiar granates con el fin de estar seguros del reencuentro.
Es la piedra más indicada (junto con el jaspe rojo), para aumentar la capacidad creativa y sexual.
Es muy popular debido a su función protectora. Se considera que fortalece el aura y crea un escudo cargado de vibraciones positivas que repele las energías negativas. Está particularmente prescrito para la protección contra ladrones.

 
HEMATITE: El nombre hematite o hematita proviene del griego heimatites y significa "Piedra de Sangre". Se trata de un compuesto base, imantado naturalmente, integrado por un óxido de hierro color rojo sangre, que en la mayoría de las ocasiones se encuentra contaminado por la presencia de otros óxidos que le otorgan un color amarronado, rojo oscuro o una tonalidad grisácea. Cuando el Hematite es cortado, su fino polvillo hace que el agua en donde cae se torne color rojo. De allí deriva su nombre.

Según Plinio y Dioscórides, que la mencionan en sus crónicas sobre Egipto, constituye un eficaz coagulante en las hemorragias, tanto internas como traumáticas.
Eleva nuestra estima generando mayor confianza en uno mismo, clarificando los pensamientos y mejorando nuestra capacidad intelectual.
Es una piedra con elevado poder para alejar energías negativas, tanto nuestras como de otras personas. Generalmente se la utiliza junto a la turmalina negra para dicho fin.

 
JASPE ROJO: Esta piedra dura y opaca, de color rojo amarronado, como cualquier jaspe, refuerza el flujo de energía y alivia el estrés.

Nos aporta fuerza vital, siendo apropiado para cuando nos sentimos deprimidos, tristes y cansados, cuando no le encontramos sentido a la vida o no somos capaces de disfrutarla.
Nos brinda energía para tomar decisiones, llevar a cabo proyectos y realizar nuestros sueños. Transmite una agradable sensación de poder y fuerza espiritual, ayudándonos a ser más optimistas, a la vez que colabora para que pongamos los pies sobre la tierra si somos personas demasiado fantasiosas.
Ninguna otra piedra puede brindarnos tanta energía física; es un verdadero torrente de fuerza para todo aquel que está enfermo ya que procura las energías protectoras de la Tierra.
De gran ayuda para las náuseas y el apetito excesivo durante el embarazo.
Es la piedra de los sentimientos intensos, del amor, de la pasión y de todas las grandes emociones.

 

OJO DE TIGRE: De tonalidad amarillo dorado o marrón dorado con agregados de crocidolita que le otorga sus franjas características, el ojo de tigre es una forma de cuarzo macizo con el aspecto del ojo brillante de un animal en las fibras de la superficie.

Es la piedra de la suerte y de la fortuna pero también se la conoce como la piedra de la honestidad por sus virtudes para discernir la verdad. El ojo de tigre es una piedra excelente para estimular la riqueza y el dinero.
Se lleva como protección contra cualquier tipo de peligro. Es un típico amuleto utilizado en Sudamérica y en la India contra el Mal de ojo y para proteger de la negatividad. Los soldados romanos usaban ojos de tigre grabados con símbolos para protegerse durante la batalla.
Es una piedra cálida que estimula el flujo de energía a través del cuerpo. Es beneficiosa para la gente débil y los enfermos, por eso se considera la "Piedra de la Longevidad".
Proporciona un aumento de la fuerza interior y mejora la autoestima. Está recomendada para personas introvertidas ya que fortalece el carácter y las convicciones, crea coraje y confianza.

 
OBSIDIANA: El nombre obsidiana proviene del latín obsidianus, como mención a un centurión romano que por primera vez la trajo desde Etiopía, aunque Plinio la mencionaba en sus escritos como obsianus lapis.

La obsidiana no es en realidad un cristal, sino un feldespato silícico de aluminio anhidro, vitrificado por la acción de fenómenos volcánicos, bajo condiciones de alta presión y temperatura. Es decir, que es lava que se ha enfriado con tanta rapidez que los minerales dentro de ella no han tenido tiempo de formarse. Su color negro es, junto con el azabache, uno de los más profundos entre todos los conocidos en la naturaleza.
Es fundamentalmente una piedra de protección, aunque también se ha utilizado para adivinación. Si siente que muchas personas se están aprovechando de usted, lleve una pieza de esta piedra preciosa consigo para rechazar esta energía agresiva.
La obsidiana es una piedra que asienta y da equilibrio.
Su energía actúa en el plano espiritual ayudándonos a manejar las emociones para que éstas no interfieran en el conocimiento verdadero de nuestro autentico yo. La claridad para observarse internamente es su gran virtud; por eso no es recomendable para personas con muchos conflictos internos, dado que reconocer el origen de éstos puede resultarles traumático y contraproducente a quienes no son suficientemente maduros. Es necesaria una voluntad bien desarrollada para lograr este objetivo, ya que el éxito en la tarea de un conocimiento interno profundo requiere de fortaleza para corregir las cosas negativas que se alojan en lo más interno del ser.
La obsidiana es el remedio para el descontento, para la incertidumbre, para quienes en su interior alojan un potencial realizador, pero no encuentran la forma de proyectarlo hacia algo positivo. Su gran poder magnético permite ordenar los impulsos mentales erráticos para encaminarlos hacia objetivos concretos de realización.


ONIX NEGRO: El ónice u ónix es una calcedonia negra o con capas paralelas blancas y negras en alternancia, ligeramente translúcida. Esta propiedad le ha dado su nombre, que viene del griego onyx, es decir, “uña”. No obstante, la mayoría de los ónices comercializados hoy en día son opacos, porque se los tiñe de negro, una técnica que ya se utilizaba en la antigüedad.

El ónice otorga fuerza, promueve el vigor y la perseverancia. Ayuda a aprender las lecciones, impartiendo autoconfianza, centrando tu energía y alineándola con el poder superior, permitiendo una conexión con la totalidad y ayudándote a estar en armonía con tu entorno.
Proporciona apoyo en circunstancias difíciles o confusas y durante periodos de enorme estrés físico o mental.
El ónice se usa como protección y como defensa contra la negatividad consciente dirigida hacia nosotros. Sin embargo, no se lo debe utilizar como amuleto, ya que produce pesadillas y atrae influjos negativos que tienden a generar depresión en quien lo lleva.
Se le atribuye la capacidad de ahuyentar la melancolía y la visión negativa de la vida, propiciando la paz interior. Es un tónico mental que alivia preocupaciones y miedos abrumadores. Otorga el valioso don de tomar decisiones sabias

 
PIEDRA DE LA LUNA: Llamada también ojo de pez u ojo de lobo, la piedra de la luna tiene la composición química de un fedelpasto de color blancuzco opalino. Como particularidad, presenta un fenómeno óptico denominado adularescencia, que consiste en una serie de reflejos nacarados de efecto lunar, que le valieron su nombre.

Estrechamente vinculada a la Luna, esta piedra muestra un carácter netamente femenino y acuático, por lo que propende a facilitar todo lo relacionado con la meditación, el sueño, la memoria y los poderes de telepatía y clarividencia.
A causa de esta asociación con la luna, colocada bajo la almohada proporciona un sueño tranquilo.
Es una piedra para el amor, utilizándose tanto para atraer el amor a tu vida como para resolver problemas entre amantes que han discutido amargamente.
Se considera la piedra de los nuevos comienzos, reflexiva, que nos recuerda que, al igual que la luna crece y mengua, todo forma parte de un ciclo de cambios.
Favorece el funcionamiento de los sistemas digestivo y reproductor, siendo excelente para el síndrome premenstrual, la concepción, el embarazo, el parto y la lactancia.
Asimismo, nos ayuda en la asimilación de nutrientes, eliminación toxinas y retención de fluidos. Por esto es buena para acompañarnos en las dietas.
Es un excelente amuleto de protección para el viajero.

 

PIRITA: La pirita es un sulfuro de hierro conocido desde tiempos inmemoriales, ya en la China antigua se le usaba por su brillo metálico para atraer riqueza y prosperidad. Se la llama "el oro de los tontos", pues los buscadores de oro en el Oeste de los EE.UU la confundían con este mineral por su brillo.
Es un mineral de valor espiritual y corporal, pues oxigena la sangre y ayuda en los trastornos circulatorio y en indigestiones.
Es la llamada piedra de la casa, ya que aporta bienestar y paz en el hogar.
Ideal para las personas indecisas, puede asistirnos en problemas conectados a todo lo que sea grandes cambios en nuestra vida, así como también en problemas de índole intelectual, sobre todo en el trabajo. Atrae buenos negocios, dinero, estabilidad y buenas oportunidades. En meditación, permite la proyección del pensamiento a esferas superiores y fortalece la confianza en uno mismo.

 

SELENITA: La Selenita (en griego, selēnē, luna), es una variedad del sulfato de cal, sulfato de calcio hidratado, un mineral de rocas sedimentarias, de los primeros en formarse por la evaporación de agua marina en los lagos y mares cerrados. Se llama así porque, según una leyenda de Europa central, los cristales se forman en luna creciente. Se distingue de los demás minerales por su suavidad, que hasta puede rasparse con la uña. Es incolora, blanca, a veces con lustre perlado o satinado, muestra una transparencia especial, glacial, fina, estriada y muy delicada. Las largas líneas sobresalientes en toda su longitud animan y canalizan una energía de alta frecuencia a través del cuerpo entero del cristal. Sus mejores curaciones son a nivel energético. Establece un puente para que las frecuencias más elevadas del espíritu y de la luz puedan manifestarse en los planos más sutiles de la materia. De este modo, infunde una paz profunda ayudando a relajarnos. Se recomienda a personas que padecen angustia, ansiedad, tristeza o melancolía, pues aporta tranquilidad y capacidad para solucionar problemas y afrontar vicisitudes. Aclara los estados mentales problemáticos o confusos, refuerza la concentración, aportando claridad y convirtiendo a su portador en un buen consejero.

Trabaja en sintonía con el sexto y séptimo chakra, da acceso a la guía superior y nos vincula con el cuerpo de luz. Se utiliza en meditación, o colocada en la parte superior de la cabeza, para lograr un hermoso trabajo de luz y transformación.

 
SODALITA: La sodalita es un sulfato de cobre sobre una base silícica azul con vetas blancas o grises, producto de la presencia de hidróxido de sodio y potasio. Es de todas las piedras azules la que tiene más densas vibraciones. En la antigua Grecia por su alta consistencia de sal le dieron el nombre soda (sal) y lith (piedra) = piedra de sal o sodalita.

Es una de las piedras más importantes del tercer ojo, aunque se utiliza también en el plexo laríngeo para activar las facultades de expresión oral y corporal, por este motivo es muy utilizada por oradores, actores, estudiantes en época de exámenes, etc.
Estimula la mente, ordena pensamientos confusos y nos ayuda en la concentración. Es un excelente reductor del estrés, es sedante, calma los nervios y brinda equilibrio y tranquilidad. Asiste a los soñadores, quienes no siempre tienen sus pies sobre la tierra, ayudándolos a adaptarse a la realidad.
Es la piedra indicada para personas egocéntricas y vanidosas, ayuda a la comprensión de problemas ajenos, es útil en los conflictos con el ego y en los relacionados con la figura paterna. Se la recomienda en relaciones afectivas basadas en sentimientos de posesión y en separaciones dolorosas.

 
TURMALINA NEGRA:  Conocida también como "Chorlo o Nigrolita", posee estrías por donde canaliza la luz que la convierten en la piedra por excelencia para desviar las energías negativas tanto del cuerpo físico como del cuerpo emocional porque crea un fuerte campo protector alrededor de la persona.

Se ha descubierto que su carga eléctrica reacciona a los cambios exteriores, pudiendo convertir los cambios de temperatura, presión e intensidad luminosa en una señal eléctrica y viceversa. Es decir, que si colocamos una turmalina en un campo magnético, su temperatura cambiará. Estas propiedades explican sus efectos reguladores sobre el campo de la energía electromagnética de los seres vivos y el porqué neutraliza las diferentes clases de radiación, ya sea las radiaciones provenientes de energías ambientales (electromagnética, celulares, etc), como los ataques psíquicos y energías negativas como la ira, los celos, la envidia, la depresión, la neurosis, los miedos, el odio, la angustia, el estrés, etc., no sólo de otras personas, sino también las que el mismo individuo posee.
La turmalina es el símbolo de la pasión y posee las vibraciones del amor, una de las más positivas y elevadas. Representa la amabilidad, la cortesía, el afecto y la convivencia pacífica.
Posee la capacidad de alinear los cuerpos físico, mental y espiritual, lo que la hace un poderoso cristal para el perfeccionamiento interior y el crecimiento espiritual interno, purificando a su poseedor de los sentimientos negativos, reforzando la voluntad, potenciando la alegría de vivir y aumentando la sabiduría y la agudeza mental.
Junto con el cuarzo cristal transparente, forman un poderoso equipo para desbloquear los chakras y repeler situaciones fatales, creando ambientes limpios y sanos, equilibrando las energías Yin y Yang.

 

Limpieza y programación energética de cristales y gemas

Al recibir un nuevo cristal debemos “limpiarlo energéticamente” antes de poder utilizarlo. Esto se debe a los cristales son muy sensibles a la energía de las diferentes personas que lo tocan antes de que llegue a nuestras manos, lo cual puede haber neutralizado su capacidad energética.

Una de las opciones más sencillas es lavarlos con agua corriente durante 3 minutos aproximadamente, dejando que corra el agua mientras se encuentran sumergidos en algún recipiente.
Si tenés acceso a corrientes naturales de agua, como ser lagos, arroyos o ríos, sería ideal realizar la limpieza aprovechando este recurso.
Luego los dejamos secarse al sol, durante al menos 2 horas, para cargarlos de energía positiva. La energía del sol es energía Yang, pero también podemos utilizar la energía Yin de la luna en casos que así lo requieran, por ejemplo para aquellos cristales que van a utilizarse para mejorar el sueño o que buscan aquietar los estados de exceso de energía. Si lo desea, puede colocar el cristal bajo la influencia de ambas energías.

NOTA: No debemos utilizar agua con sal para purificar los cristales, ya que la misma genera reacciones en algunos cristales pudiendo acelera los procesos de desintegración, opacándolos, rajándolos o modificando su color, además de crear una capa superficial que impide la transmisión de energía.

Otras formas de limpiar un cristal incluyen las meditaciones, el sahumado, la geometría sagrada, las invocaciones angélicas, el uso de Agua Diamantina, etc.

Para programar un cristal (darle un fin especifico) debemos estar relajados, en equilibrio mental y emocional y saber qué es lo que queremos lograr (protección, energía, éxito amoroso, salud, prosperidad, etc) para así personalizar el cristal con nuestra energía.
Debemos concentrarnos en el cristal, tomarlo en nuestras manos y visualizar un rayo de luz purificadora que une nuestra energía con la energía cósmica, removiendo cualquier energía negativa. Visualizamos como el cristal se vuelve brillante y lleno de luz y ponemos la intención de que se llene de energía positiva. Una vez finalizado esto, el cristal está listo para usar.
Repetir la limpieza y la programación cada vez que lo sientas necesario.